Publicado el Deja un comentario

El dibujo de un león en el reverso de una pieza de la Alhambra

Tablilla de la Alhambra con león dibujado

😌 Cerrad los ojos unos instantes e imaginad a uno de los constructores de la Alhambra. Es un chico que tal vez tuviera veinticinco años y que pudiera, por qué no, llamarse Abdallah.

🖍️ El trabajo de Abdallah consistía en marcar la posición de cada una de las piezas de madera que luego se montarían para formar los techos, en este casa el del Pabellón Norte del Patio de los Leones.

Abdallah está en el patio de nuestros abuelos, levanta la vista del puzzle que tiene sobre el suelo y se queda embobado y absorto mirando lo que tiene frente a él 😍

El mineral de pigmento rojo que tiene entre los dedos para hacer las marcas comienza a moverse sobre la tabla de madera que tiene sujeta en la mano ✨ y, como por arte de magia, la silueta de uno de los leones de la fuente se dibuja sobre las vetas 🐆 Agarra otra piedra, está vez de pigmento blanco, y resalta con ella las facciones y la melena del felino 🦁

Abdallah, el urban sketcher de la Alhambra, escucha la voz de su jefe metiéndole bulla y rápidamente sale de su ensimismamiento 😵‍💫 Gira la tablilla y la deja dispuesta para que su compañero la coloque en el lugar que le corresponde en el techo. Su dibujo queda oculto para siempre.

¿Para siempre…?

Siglos después, el Patronato de la Alhambra retira algunas piezas del techo para limpiar y fijar la policromía y una sonrisa de sorpresa se dibuja en las caras del equipo de restauración del palacio nazarí cuando descubren el maravilloso dibujo del león de Abdallah.

🖤🦁🖤

En una de las visitas guiadas a los talleres de restauración de la Alhambra nos enseñaron esta maravillosa tablilla y el dibujo del león que había aparecido en su reverso 🙂


📷 Lucía Rivas para el Patronato de la Alhambra

Publicado el Deja un comentario

Día Mundial de la Lengua Árabe

Día Mundial de la lengua árabe

Hoy es el Día Mundial de la Lengua Árabe. Y أسود غرناطة (Usud Gharnata) es como nos llamamos en árabe Los Leones de Granada 🙂

En esta tribu somos unos locos enamorados de este idioma tan bonito, cuya pronunciación suena a poema recitado y cuya escritura es un deleite para la mirada.

Compartimos, para celebrarlo, esta inscripción que hace unos años fotografiamos en la Alhambra, más concretamente en el Generalife.

Arriba tenemos parte de unos versos escritos en cursiva y abajo, dentro del rectángulo y escrito en cúfico, un pequeño poema que dice así:
ادخل بحلم وانطق بعلم قلل الكلام تخرج بسلام
(Udjul bi-hilm wa-untuq bi-‘ilm qallil al-kalam tajruy bi-salām)
Entra con cordura, expresa saber, sé parco en palabras y sal en paz.

(La transcripción y traducción está tomada del libro Leer la Alhambra, de José Miguel Puerta Vílchez).

¡Feliz Día de la Lengua Árabe!

اسود غرناطة 🖤🦁🖤 Los Leones de Granada

Publicado el Deja un comentario

Narices de leones

Nariz grande

Ya sabéis que nuestros 12 abuelos, los leones de la Alhambra, son todos diferentes, y en la tribu de Los Leones de Granada hemos heredado esta peculiaridad. Por eso, todos nosotros también somos distintos unos de otros 🙂

Una característica que diferencia a nuestros abuelos es su nariz. Cuatro de ellos la tienen con grandes aletas y orificios (foto 1) otros cuatro tienen la nariz respingona (foto 2) y otros cuatro la tienen ancha y achatada (foto 3).

En la tribu hemos heredado esta característica y, si os fijáis, cada uno tenemos la nariz de una manera 😉

Por ejemplo, el León 19, el León 32 o el León 60 la tienen respingona. El León 71 y el León 35 tienen la nariz grandota. Y el León 83, el León 37 o el León 26 la tienen achatada.

¿Te has fijado en cómo tiene la nariz tu León…? 🧐 Aunque quizás tengas al León 7, al León 22 o al León 80 y no lo sabes porque la tienen cubierta 😉

Publicado el Deja un comentario

El león de Gripsholm

El león de Gripsholm

Hoy venimos a hablaros del león de Gripsholm, uno de nuestros primos lejanos. Ya sabéis que en la tribu somos muy fans de todo tipo de leones. Nos encantan al natural, esculpidos, pintados, tallados… Vaya, que vemos un león y se nos cae la baba, como es lógico.

Cabeza del león de Gripsholm

Pero hay un león que nos fascina mucho. En un alarde de originalidad, se le llamó Leo. El nombre no es muy original, pero nuestro primo sí lo es. Esta es la historia de Leo:

Leo vive en Suecia, bueno allí está de cuerpo presente, pero ya no vive y, aunque en el comienzo de su historia hay piratas, conquistas y hasta el mítico Barbarroja, nos lo vamos a saltar para ir directos a 1731 cuando un gobernador de Argel se presentó ante el rey de Suecia, Federico I, con un paquete de regalos que hoy nos parecería escandaloso.

La caja era enorme y al quitar el lacito al regalo y desenvolverlo, de su interior saltaron dos Leones de Berbería, tres hienas y un gato salvaje, y, lo que es más salvaje de todo, un esclavo liberado que era el encargado de cuidarlos (no sabemos cómo se puede regalar un esclavo liberado, de liberado tendría poco).

El caso es que el rey Federico I regaló uno de estos leones a Jorge II (Frederick, ¿nadie te ha dicho que está muy feo eso de regalar a otros los regalos que te han hecho a ti?). Este león regalado era nuestro primo Leo. Jorge II no sabría para qué servía un león vivo y lo tuvo encerrado en una jaula día tras día, con lo bien que estaba el pobre Leo viviendo en Berbería corriendo tras la gacelas…  Leo murió, imaginamos que de aburrimiento o porque al no encontrar sentido a una vida entre rejas poco a poco se dejó apagar.

Jorge II se debió acostumbrar a tener un león decorando el salón de su casa, aunque fuese dentro de una jaula, porque al morir Leo entregaron su cadáver a un taxidermista para que lo rellenara de virutas de madera y poder seguir disfrutando de la majestuosidad del rey de la selva como si éste siguiera vivo. 

El caso es que en el siglo XVIII no era muy común ver leones, tampoco se había inventado todavía la fotografía y el pobre taxidermista no tenía referencias de grandes felinos, salvo algún escudo heráldico o en la ilustración de algún libro.

Cuando a Jorge II le llegó el león disecado sus ojos se abrieron como platos al verlo, «Pe pero… ¿esto qué es?» farfulló. No daba crédito, en nada se asemejaba a aquel León que hasta hace unos días se movía en círculos dentro de su jaula. Lo que le habían traído en su era un perrito con cara de tonto dando la patita.

Desconocemos qué hizo Jorge II con Leo, tampoco sabemos si pagó al taxidermista. Sí sabemos que Leo, el león de Gripsholm, ahora se exhibe en el castillo de Gripsholm de Suecia, la antigua residencia real y hoy museo.

Como trabajo de taxidermia no será muy bueno, pero a nosotros nos encanta, ¡incluso apostamos una caja de acuarelas a que el disecador se inspiró en nosotros! 😄

Publicado el Deja un comentario

¡Un artículo en la Agencia EFE!

La ilustradora Olalla Ruiz con Los Leones de Granada posando para la Agencia EFE
EFE/ Pepe Torres

¡Hoy estoy especialmente contenta! Los Leones de Granada apenas lleva en el mercado quince días y ya me han escrito de la prensa para preguntarme por el proyecto y escribir un artículo en la Agencia EFE.

Recién abierta la cuenta de Instagram un periodista de la Agencia EFE nos empezó a seguir en la red social. Le gustó tanto la idea que rápidamente nos envió un mensaje para hablar y que le contásemos cómo había nacido esta idea y de qué trataba el proyecto.

Hablamos por teléfono y le conté que Los Leones de Granada habían surgido en una búsqueda personal para aunar dos de mis pasiones: la ilustración y la cultura islámica, y también para alejarme un poco de las pantallas y del dibujo digital para volver a retomar las técnicas de dibujo tradicionales y realizar un tipo de arte más espontáneo que lo que supone el encargo de una ilustración para un cliente.

Le conté que cierto día, visitando la Alhambra, estaba paseando por Palacio de los Leones y al llegar a la fuente, en la que ya había estado decenas de veces, me detuve más tiempo de la cuenta y los observé de una manera distinta; me paré a mirar a cada león y a observarlos uno a uno por separado.

«Paseando por el Patio de los Leones de la Alhambra, me paré a mirar a cada león y a observarlos uno a uno por separado.»

A Roberto, el periodista, también le conté que con mis ilustraciones me muevo por los mercados de diseño y artesanía de la ciudad de Granada y que este es un espacio que me sirve de laboratorio para poner a prueba imágenes nuevas y ver qué tal funcionan, si a la gente le gusta el tema, el estilo… Pero mi trabajo como ilustradora es más editorial y en los mercados veo pasar a muchos turistas y no tengo ninguna imagen que puedan llevar de recuerdo de la ciudad a modo de souvenir.

Además, mis compañeros en los mercados ya ofrecen a los visitantes de Granada artículos con algo típico de Granada: dibujos de la Alhambra, yeserías de los alicatados, productos con los patrones nazaríes, granadas de cerámica… Yo quería hacer algo diferente, que estuviese dentro de mi estilo y que no confrontara con el trabajo de mis compañeros artistas y artesanos.

En fin, que a Roberto le conté todo lo que se me pasaba por la mente acerca de Los Leones de Granada. Yo misma, al hablar con él y a través de sus preguntas, iba descubriendo cosas sobre mi propio proyecto en las que quizá no había pensado conscientemente, pero que estaban dentro de mí y dieron lugar a que naciese la idea.

«Al hablar con él, y a través de sus preguntas, iba descubriendo cosas sobre mi propio proyecto en las que quizá no había pensado conscientemente.»

El fin de semana, aprovechando que iba a llevar a los Leones de Granada a uno de los mercados, Pepe, el fotógrafo de la agencia EFE se acercó hasta la plaza de la Romanilla de Granada y me hizo unas fotografías con los dibujos de los Leones. El pobre lo pasó un poco mal porque a mí no se me da especialmente bien posar delante de una cámara y se me notaba tensa, pero él supo cómo hablarme para que más o menos saliesen imágenes naturales.

Hoy ha salido la noticia, la foto que ilustra esta entrada es una de las que me hizo Pepe, de la Agencia Efe de Granada. ¡Y el título que Roberto ha escrito para la noticia me ha encantado!: «Los leones se reinventan y “rugen” fuera de la Alhambra», es muy apropiado porque es exactamente de qué trata Los Leones de Granada.

La noticia ha salido publicada en varios medios, dejo el enlace a algunos de ellos:

Esta noticia me ha hecho especialmente feliz porque este proyecto está empezando, tiene un mes de vida y ya ha salido en los periódicos. Estoy notando interés en Los Leones de Granada, como un producto distinto y original de la ciudad de Granada, y eso anima mucho a seguir trabajando para hacer un producto cada vez mejor.

Olalla

Publicado el Deja un comentario

Ideas que embellecen sus mansiones: De la escultura al dibujo

Fuente de los Leones de la Alhambra de Granada

¡Bendito sea Aquel que dio al imán Muhammad
ideas que embellecen sus mansiones!

Ibn Zamrak

Con estos dos versos comienza el poema tallado en la Fuente de los Leones de la Alhambra. Un poema escrito por Ibn Zamrak en honor del sultán Mohammad V y que tomo prestado como arranque en esta aventura artística.

Y es que de los Leones de esta fuente, benditos sean, nace la idea de Los Leones de Granada, un proyecto de arte que salta de la escultura al dibujo, del mármol al papel. Si La Fuente de los Leones embellece la Alhambra, Los Leones de Granada embellecen tu hogar.

Somos una tribu descendiente de estos leones, heredera de su porte. Siempre que nos escuchéis hablar de nuestros abuelos estaremos hablando de estos doce leones esculpidos en mármol de Macael.

Esto es sólo un resumen de nuestra historia y aquí empieza nuestra aventura.

¡Ruge con la tribu!
Olalla Ruiz.